sábado, 2 de enero de 2021

REFLEXIONES DE LA PALABRA (CDXC). Domingo II después de Navidad


 

La liturgia de este segundo domingo de Navidad nos da la oportunidad de contemplar de nuevo el gran misterio de la Encarnación del Señor; y para ello, los textos de hoy ofrecen una mezcla de simbolismo poético y profundidad teológica para expresar el nacimiento del Hijo de Dios.

Porque, mirad; si nos fijamos bien en los textos, veremos que el contenido poético de la luz, la noche y el silencio se convierten en aliados del escritor sagrado para intentar describir aquello que no se puede encerrar en las pequeñas palabras humanas.

Así pues las lecturas de este domingo nos confirman que el plan de Dios no improvisa nada, y que Dios se afirma y se revela de forma definitiva en Jesús. Mirad, Dios no tiene otro rostro para el mundo y para los hombres que el de Jesús de Nazaret, el Verbo encarnado.

Por eso que el punto culminante de los textos de este domingo es la frase del prólogo del Evangelio de san Juan que resuena en todos los templos del mundo, que nos recuerda que “el Verbo se hizo carne y habitó entre nosotros”; y que nos hace sumergirnos en la maravillosa realidad de que Dios se ha hecho hombre para quedarse con nosotros para siempre, dignificando así la naturaleza y la condición humana.

Y es que el Verbo se encarnó para que nosotros conociésemos así el amor de Dios...; el Verbo se encarnó para ser nuestro modelo de santidad...; el Verbo se encarnó para hacernos participar de la naturaleza divina...

Que la Virgen María y San José nos ayuden para que en un mundo lleno de palabrerías, de discursos vacíos y de mensajes engañosos, demos testimonio de la Palabra más importante, del Verbo, de la Palabra que es eterna y no pasa nunca de moda, la Palabra que cumple lo que promete y no falsifica la realidad; de esa Palabra auténtica que es Jesucristo, cuya humanidad es el camino que nos permite conocer a Dios mirándole a los ojos, escucharle de viva voz, imitarle y conocer de primera mano su Evangelio.

Mn. Ramón Clavería Adiego;

Director espiritual de Abril Romero.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Hola, bienvenid@ a Abril Romero. Deje su mensaje o saludo.