domingo, 13 de diciembre de 2020

REFLEXIONES DE LA PALABRA (CDLXXXI). Domingo III de Adviento

 


Estamos a mitad del tiempo de Adviento. La Navidad cada vez está más cerca; y esa cercanía se palpa en la liturgia de este tercer domingo de Adviento, en el que todo nos invita a la alegría, a exultar de gozo por la llegada del Señor. Pero la alegría no tiene ni puede ser algo pasajero, sino que, para nosotros, los cristianos, debe ser un estado permanente, pues sabemos que el que viene es Cristo, y que viene para salvarnos. Por eso, san Pablo recomienda la alegría y el agradecimiento como la mejor manera de esperar la venida del Señor. Y es que la alegría del creyente en Jesús es un gozo interior que da serenidad y que es capaz de subsistir en medio de las dificultades, que no nos faltan en la vida
Y si el nacimiento de un niño y también la noticia de su llegada son prácticamente siempre motivo de alegría; el saber que Dios iba a visitar nuestra tierra, y que su nacimiento va a ser el comienzo de un mundo nuevo en el que brotarán la justicia, la libertad, la salvación y la paz para todos los pueblos,  provoca en el profeta Isaías unos sentimientos de gozo tremendos. Una paz, una libertad, una salvación que, como nos anuncia Juan Bautista en el Evangelio, ya están en medio de nosotros, pues Cristo está ya en medio de nosotros. El problema es que, al igual que en aquellos tiempos, hoy mucha gente no conoce a Cristo, no conoce su palabra salvadora, no conoce la Buena noticia. Por eso, nosotros tenemos que ser, como el Bautista, una voz que grite en medio del desierto de nuestro mundo; pero siendo conscientes de que no somos nosotros ni la luz del mundo ni los salvadores, sino que la verdadera luz del mundo y el verdadero salvador es Jesucristo.
Que la Virgen María nos ayude, pues, para que, como dice san Pablo, el mismo Dios de la paz nos santifique totalmente, y que todo nuestro espíritu, alma y cuerpo, se mantenga sin reproche hasta la venida de nuestro Señor Jesucristo.

Mn. Ramón Clavería Adiego;
Director espiritual de Abril Romero.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Hola, bienvenid@ a Abril Romero. Deje su mensaje o saludo.