domingo, 21 de junio de 2020

REFLEXIONES DE LA PALABRA (CDLII)


ETERIO: XII SEMANA DEL TIEMPO ORDINARIOEl fragmento que leemos hoy del evangelio fue escrito para superar el miedo en momentos de persecución; y es una llamada insistente de Jesús a los discípulos para que no tengan miedo y mantengan la confianza en medio de las dificultades e injusticias que se puedan dar en sus vidas; por eso la frase que más repite el texto es «no tengáis miedo», no temáis.
Y precisamente en ese contexto Jesús pide a sus discípulos que no dejen que el miedo impida la proclamación abierta de la Buena Noticia. Es más, Jesús les dice incluso que no se han de dejar vencer por el miedo cuando su vida corra peligro por anunciar el Evangelio, recordándoles que ni la vida terrena es el mayor bien, ni la muerte es el mayor mal; y que aunque los hombres tengan el poder para matar, no tienen ningún poder sobre la salvación o la condena; y por eso nos invita al temor de Dios.
Eso de temer a Dios nos puede sonar hoy raro, pero es una realidad que tenemos que tener en cuenta. Es más, el temor de Dios es un don del Espíritu Santo. Temer a Dios es respetarle, porque sólo de Él depende nuestro destino inmortal, la vida o la ruina eterna
Por eso, ante la misión que tenemos todos delante nuestro de ser testigos del Evangelio, Jesús nos dice: «No tengáis miedo». Nos hace dar cuenta de que valemos mucho. A ver... es evidente que la misión que Jesús encomendaba a los suyos no iba a ser nada fácil. A Él mismo lo despreciaron e incluso lo llevaron a la muerte. Por eso que nosotros, seguidores y discípulos suyos, no podemos esperar que nos traten mejor. La primera lectura, de hecho, nos muestra como al profeta Jeremías el ser fiel a Dios le supuso el rechazo y la persecución, incluso de parte de aquellos que él pensaba que eran sus amigos... Pero no tuvo miedo, supo superarlo. Y ahí está el valor: En dominar y en superar el miedo.
Por eso, el Evangelio de hoy es una llamada a pasar del «resistir» los ataques y las persecuciones que se nos puedan hacer a los cristianos por cualquier método y modo, como burlas, desprecios, dejarnos de lado, etc..., y saber encontrar en ellas la oportunidad de manifestar valientemente la fe en Jesucristo, que ha soportado por excelencia las mayores vejaciones, reconciliándonos así con el Padre y librándonos de la esclavitud del pecado.

Que Santa María, la Virgen, nos ayude pues a todos, para que no nos dejemos vencer nunca por el miedo, y sepamos anunciar la alegría del evangelio en nuestra vida cotidiana.

Mn. Ramón Clavería Adiego;
Director espiritual de Abril Romero.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Hola, bienvenid@ a Abril Romero. Deje su mensaje o saludo.