miércoles, 18 de marzo de 2020

REFLEXIONES DE LA PALABRA (CDXXXVIII). Solemnidad de San José



Resultado de imagen de san jose raul berzosaLos que somos de pueblo, por regla general, solemos tener un apodo. Muchas veces es un apodo personal, es decir, cada uno tenemos el nuestro; pero hay un apodo que compartes con más personas, y es el apodo, el nombre de la casa. Un apodo que, aunque varias veces a algunos les sepa malo, nos liga a una historia, a una familia, a una ascendencia...
Pues bien. Jesús tiene su apodo. Tiene su casa. Es de la casa de David. La casa más importante de Israel. Y esa pertenencia a la casa de David le viene dada por san José.
Y es que, aunque no fuera su padre biológico, san José fue, a todos los efectos, un auténtico padre para Jesús: le puso su nombre, lo ligó a una casa, lo cuidó y lo quiso como un hijo, le enseñó un oficio, a ser persona...
Y fijaos lo que dice el evangelio sobre san José: que era un hombre justo. El hombre justo en el Antiguo Testamento es aquel que se deja guiar siguiendo la Ley y la voluntad de Dios. Y la Ley no es estrictamente el cumplimiento de los diez mandamientos, sino que es creer en el designio histórico y moral de Dios sobre los hombres;  el leer los acontecimientos viendo en ellos la huella y la guía de Dios. El hombre justo es aquel que sigue los caminos de Dios, de manera que su vida es anuncio de la santidad de Dios y es un ejemplo para todos. El hombre justo ayuda, se compromete con quien está en aprietos.
San José se convierte, pues, por antonomasia en el hombre justo, en el servidor fiel y prudente en quien el amo tiene toda la confianza. El evangelio nos muestra como, en medio de todas sus dudas, se fía de Dios, cumple lo que le dice el ángel, se lía la manta a la cabeza y se lanza a la aventura de formar una familia “especial” con María y con Jesús, manteniendo su fe y su amor en todas las circunstancias, pasase lo que pasase.
Vamos a pedirle hoy a San José que, en estos momentos complicados que nos está tocando pasar, sea un ejemplo de fe y esperanza para nosotros, y nos ayude a confiar en Dios, que no deja ni va a dejar de estar nunca a nuestro lado.

Mn. Ramón Clavería Adiego;
Director espiritual de Canal Romero.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Hola, bienvenid@ a Abril Romero. Deje su mensaje o saludo.