jueves, 3 de octubre de 2019

REPORTAJE: Historia de la devoción a la Virgen de la Cabeza en Valencia

En 1736 sale a la luz un manuscrito/monografía sobre la Virgen de la Cabeza de Burjassot. Se trataba de 58 páginas, que sumadas a otras 6 sumaban 64 páginas que les ofrecemos en PDF.  Ioseph Estevan Dolz publica esta obra, cuya autoría parece ser de Jacinto Galiana. Su título versa sobre "Sermon de Nuestra Señora de la Cabeza, hallada y venerada en la Casa Real y Hospital de S. Antonio Abad, Extramuros de la Ciudad de Valencia [Texto impreso] / su autor el M.R.P.Fr. Iacinto Galiana... ;lo haze imprimir a sus costas la Cofradia... de esta Imagen". Sus ejemplares pueden encontrarse en la Biblioteca Valenciana — Colección: BV Fondo antiguo — Ubicación: BV Biblioteca Nicolau Primitiu — Signatura: XVIII/F-7.


En 1736 se publica el sermón de Jacinto Galiana donde vuelve a mencionar el lugar del hallazgo, relata su aparición en la pared lateral del Evangelio en un nicho al hacer unas obras, sin saber por quien ni cuando se ocultó, aunque sugiere que podría haberse debido por temor a un conflicto con la población árabe muy numerosa en el barrio. Describe a la imagen con el niño en su parte izquierda y en la derecha una leyenda que decía "soy la Virgen de la Cabeza", si bien la historia comienza en 1333 cuando la Compañía Hospitalaria de San Antonio Abad adquiere unas tierras en el camino de Murviedro para levantar un hospital donde curar a las personas del fuego sagrado -antigua enfermedad adquirida al consumir derivados del centeno contaminado-. Desde sus inicios contó con una pequeña ermita que es sustituida por una iglesia gótica construida entre 1476 y 1492, pero la orden religiosa fue suprimida y el edificio pasó al Hospital General, que lo conservó hasta 1804, año en el que tomaron posesión los Dominicos del monasterio de San Onofre. En 1835 lo abandonan y entran en el proceso desamortizado vendiéndose a un particular en 1836 de quien lo adquiere las monjas canonesas de San Cristobal en 1873. En 1899 lo traspasan a la Congregación Salesiana que adapta el convento para establecer un colegio.

Además, en una casa de la calle San Vicente extramuros donde en un principio se estableció la Orden de los Antoninos de San Antonio Abad como santo curador y en ella se piensa que pudieron tener ermita y hospital, pues el privilegio para comprar bienes lo poseían desde el año 1290. Pero lo cierto es que ya en el año 1333 se habían establecido en la partida de Orriols, en las afueras de la calle de Murviedro o Sagunto, en el Camino de Tránsitos, norte de la ciudad, donde fundaron, junto al edificio de los actuales Salesianos, una Iglesia y Hospital. Este hospital atendió a muchos afectados del “foc sacre” durante las pestes del S.XV. La iglesia, de estilo gótico languedociano, se construyó entre los años 1467 y 1492 siendo majestuosa y dependiendo de Olite. Suprimida esta Orden en España en el año 1791, el Hospital pasaba al Hospital General primero y a los dominicos de San Onofre después, mientras la iglesia, tras la supresión de los conventos, se dejaba para el culto del pueblo de Orriols. Tras esta reforma, se encajó sabiamente en ella un templo neoclásico según el proyecto del fraile aragonés Francisco de Santa Bárbara. En el año 1870 el convento fue adquirido por las monjas agustinas que provenían del desaparecido monasterio de San Cristóbal de la Calle del Mar para venderlo tiempo después a los padres salesianos. Pero un tesoro desconocido guarda este templo y es que, bajo su cubierta gótica y en un lugar de difícil acceso, se conservan modillones mudéjares y pinturas de escudos con el distintivo de la Tau, emblema de la Orden de San Antonio. 

Diversas fuentes
CANAL ROMERO

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Hola, bienvenid@ a Abril Romero. Deje su mensaje o saludo.