jueves, 3 de octubre de 2019

ARTÍCULO: "Una vida ligada a la Morenita y Jaén" (2015)

Todo comenzaba una madrugada agosteña a principios de los ochenta, como si de un capricho se tratase. Parece que así lo quiso Ella, la Santísima Virgen, para que el camino de la vida de un humilde cristiano y devoto de la Patrona de la Diócesis de Jaén comenzara justamente en la capital del Santo Reino. Desde ese mismo día, la vida quedaría ligada a la ciudad de Jaén y a la Virgen de la Cabeza, por los siglos de los siglos…

Habiendo transcurrido tres décadas de abriles y agostos, y a pesar de haber estado pocas veces junto a la Imagen titular de la Cofradía de Jaén, queda demostrado que para casi todo, quedaría ligado este corazón romero a Jaén.

En Jaén vi, por primera vez, la luz del sol y respiré el primer aire. En Jaén despedí, justo en plena romería, a la persona que me inculcó la Fe hacia la Reina Serrana. Fue en Jaén donde maduré al ritmo de mis estudios, primero en el instituto, más tarde en la universidad y después en el seminario. Y no puedo dejar de mencionar a Jaén tanto por la enorme cantidad de amigos y por pasar allí los peores momentos de salud, siempre junto a la Virgen Santísima como principal motivación y apoyo. Es por ello que mi vida queda ligada a Jaén, y por consiguiente, a la Morenita. Por todo ello, y porque me siento muy jaenero a pesar de que la vida me ha llevado a mis orígenes, en la “vega del Guadalquivir”, me siento totalmente en deuda con la Virgen de la Cabeza y su Cofradía de Jaén.

Como cofrade de distintas cofradías de la Virgen de la Cabeza y administrador de Canal Romero, quisiera dar fuerzas y ánimos a la junta de gobierno de la Cofradía de Jaén, así como animar a todos los hermanos cofrades y devotos a participar en los actos de la cofradía, ya que merecerá la pena estar junto a la Morena y ayudar en todo lo que se pueda, porque como personas y cristianos, Ella siempre lo agradecerá y llenará todos los corazones de solidaridad y caridad, dos palabras muy importantes en estos tiempos que vivimos y que debemos darle magnitud para compartir todo lo que tenemos con aquellas personas que tanto necesitan y que, seguro estoy, piden a Dios y su Bendita Madre para salir adelante. Seguro estoy que tanto nosotros, como Dios, siempre estaremos al lado de todas las personas que lo necesitan.


Gaspar Parras Jiménez (2015)
Boletín de la Cofradía de Jaén