lunes, 23 de septiembre de 2019

REFLEXIONES DE LA PALABRA (CDIX). Domingo XXV del Tiempo Ordinario



El hombre rico y su administradorLa Palabra de Dios, en este domingo, nos sitúa ante el uso que debemos hacer de los bienes materiales. En la primera lectura el profeta Amós hace una enérgica denuncia a aquellos que se enriquecen aprovechándose de los pobres y no tienen ninguna compasión; y en el evangelio, Jesús nos alerta de no caer en la trampa del dinero que seduce y esclaviza, y para ello nos pide que utilicemos el dinero para hacemos ricos en la única riqueza auténtica, es decir, el servicio al proyecto amoroso de Dios, además de exhortarnos a elegir claramente entre Él y el espíritu del mundo, entre la lógica de la corrupción, del abuso y de la avidez, y la de la rectitud, de la humildad y del compartir.
Ante todas estas actitudes, Jesús nos propone vivir como él ha vivido, poniendo el amor y el servicio a los demás por encima de todo, poniendo los bienes y riquezas que podamos tener en servicio de los demás y no en interés propio.
Por eso que la parábola de hoy no se trata de una alabanza a la deshonestidad o a la falsedad y la corrupción en los negocios. No la entendamos mal.  Lo que se alaba es la astucia del administrador, que reacciona preparándose para el futuro que le espera. Jesús no alaba que el administrador sea corrupto, sino que quiere hacer ver a sus discípulos que, así como este hombre ha sido astuto en algo concreta como es el dinero, ellos y también nosotros hoy tenemos que ser astutos en las cosas del espíritu, y trabajar sin desfallecer para hacer el bien, para perdonar, para amar, para correr sin entretenemos hacia Dios, siendo honrados y buenos. Es decir, el administrador no es un modelo a seguir. El modelo a seguir es la astucia de este hombre, no para asegurarnos un futuro material, sino para entrar en el Reino de los cielos.
Vamos a pedir, pues, a la Virgen María, que nos ayude a servir a Dios y no al dinero, y nos alcance la fuerza del Espíritu Santo para ser buenos administradores de los bienes que nos han dado, de manera que nos sirvan para alcanzar la vida eterna.

Mn. Ramón Clavería Adiego;
Director espiritual de Canal Romero

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Hola, bienvenid@ a Abril Romero. Deje su mensaje o saludo.