jueves, 1 de agosto de 2019

ARTÍCULO: "Por una romería sostenible"


La expresión “conservación de la naturaleza” concreta la forma de preservar el futuro de la biosfera, el medio ambiente y los valores paisajísticos. Una de sus partes es la corriente ecologista. Aquí es donde entra en liza nuestro papel como responsables del mantenimiento de nuestro ecosistema, ya que todos los peregrinos, caballistas, carreteros, devotos y romeros tenemos que comprometernos con protección de nuestro precioso Parque Natural Sierra de Andújar. 

Muchos cuestionan si la educación ambiental recibida en los centros educativos, así como los programas de sensibilización que realizan los agentes protectores de la naturaleza, son eficaces. Pues sí, estos son los halos de esperanza que atisban optimismo, gracias a la aportación de colectivos y otras instituciones que han realizado la campaña ecológica. 

Según los datos recogidos, cada persona produce algo más de un kilo de basura, por lo que los devotos de la Virgen de la Cabeza y asistentes a la festividad deben ser conscientes del vital uso de los puntos limpios habilitados para tal efecto. Una recogida de residuos que se prolonga durante casi todo el mes de mayo, y donde el viento o la lluvia hacen que los desperdicios que no han sido depositados en dichos puntos, se extiendan por la sierra realizando un grave impacto para la valiosa fauna y existente. Especial importancia retoma este asunto en el trayecto del camino viejo de Herradura que atraviesa el corazón de Sierra Morena a través de sus estrechas veredas que atravesarán miles de devotos entre peregrinos y caballistas, así como las vías pecuarias que usarán las carretas para llegar hasta la Morenita. 

El turismo natural y de ocio que alberga el Parque Natural de Andújar es muy significativo, ya que cautiva a miles de personas llegadas desde diversos países para conocer este tesoro paisajístico que posee como protagonistas; una especie en riesgo de extinción como el lince ibérico, así como una flora autóctona que engalana la serranía durante el año y, esencialmente, en primavera. 

Otro papel trascendental para trabajar “por una romería sostenible” reside en la necesidad de incorporar una línea de transporte público, acompañada de una restricción paulatina del uso de los vehículos particulares que generan dióxido de carbono, tanto en el trayecto en movimiento, como en los atascos y cortes de tráfico que crean en los momentos claves de subida y bajada. Esta restricción podría plasmarse mediante una mínima “tasa ecológica por contaminación”, como ya sucede cuando pasamos por la famosa “ITV”. En este sentido, puede ser muy beneficioso desde el punto de vista ecológico para aquellos romeros que no deseen subir con sus vehículos, simplemente no conduzcan. Por otro lado, está la opinión de quienes entienden que es preciso llevar su propio automóvil para acarrear con los aperos imperiosos para acampar o alojarse todo el fin de semana en la conocida como Dehesa del Cerro de la Cabeza. En este aspecto, debemos entender que ese servicio público mediante autobuses o similares, contaría con un extenso maletero para transportar todo tipo de bártulos indispensables. No olvidemos que otras romerías importantes y populares de Andalucía ya los aplican. Necesitamos más compromiso con la sostenibilidad y progreso. 

En nuestras manos está cambiar el rumbo contaminante y trabajar duro por la protección del medio natural que nos rodea, que es la casa de nuestra Madre Santísima de la Cabeza. 

Por todos los motivos explicados, hay que sanar este “Síndrome de Diógenes” para saber que la romería de desarrolla una vez al año, pero el Parque Natural Sierra de Andújar tiene innumerables especies, muchas de ellas protegidas, habitándolo durante todo el año. Cuidemos el entorno como principal muestra de amor por la Reina de Sierra Morena. 

Gaspar Parras Jiménez
Publicado en Diario Jaén
Revista Luz de Morenita
CANAL ROMERO